Puertollano: Morente: Alfa y Omega en el flamenco.

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 12:44 del Martes, 19 de Junio del 2018.
Morente: Alfa y Omega en el flamenco.

Mucho se ha hablado del cantaor del Albaicín, y cómo suele pasarle a los genios, no siempre la crítica ha estado a la altura de tan extraordinario talento. Sin embargo, gracias al pasar de los años, lejos quedan las críticas que no supieron entender en sus momentos iniciales a ese genio del flamenco llamado Enrique Morente.

El mundo del flamenco, al contrario de lo que nos pudiese parecer desde fuera, se mueve despacio. Es una forma de vida costumbrista, que busca permanecer intacto el mayor tiempo posible. Sin embargo, de vez en cuando, aparece alguien que se atreve a dar un giro inesperado, o atravesar senderos nunca antes explorados. En el caso de Enrique Morente, esa exploración se puede observar desde sus primeros trabajos, donde es capaz de plasmar una personalidad única, y ha dado como frutos obras maestras como “Omega”, un disco homenaje a Federico García Lorca y Leonard Cohen que editó junto a la banda granadina de rock Lagartija Nick.

En Omega se plasma la confluencia de  artistas muy diferentes entre sí en cuanto a forma, pero muy similares en esencia. Surgió gracias a un encuentro entre el Granaíno y el Canadiense en el Hotel Palace de Madrid, donde se mostraron el uno al otro su amor por Lorca. Este encuentro fue un regalo de Alberto Manzano hacia el propio Cohen por su sesenta cumpleaños.

Manzano, que era el biógrafo y traductor oficial de Leonard aquí en España, decidió regalarle un disco de versiones flamencas de algunos de sus temas. Para ello, eligió, por su trasgresión y sentido del flamenco, al gran Enrique.

Como anécdota, se dice que durante la visita del canadiense a Granada, se desplazó hasta la casa de Lorca, y una vez allí, comenzó a meditar hasta establecer una conexión espiritual y artística con el propio Federico.

Es difícil elegir una sola pieza de esta obra maestra que es Omega. Sin embargo, os invitaré a escuchar “Pequeño Vals Vienés”, en una de las múltiples giras que hicieron tras la publicación original en 1996.

 

Marcelino Mora González

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)