“Cuestión de sentido común”

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 03:11 del Miércoles, 17 de Agosto del 2022.
“Cuestión de sentido común”
El fútbol en Puertollano está más cerca de unirse que nunca. Partamos de la base que jamás se tenía que haber producido la separación. Arrancando desde este punto de vista, es hora de olvidarse de una vez por todas de los culpables de aquella separación. Es hora de mirar al frente, al futuro y aprovechar la oportunidad que se ha puesto por delante para que en nuestra querida ciudad solo haya un club de fútbol, fortalecido y enriquecido tras la unión de recursos que aportarán ambas partes.
 
Ha costado mucho, muchísimo, llegar hasta aquí. No se imaginan cuánto. Ha habido que limar demasiadas asperezas, dejar pasar tiempo, volver a sentarse, hablar, conocerse mejor, desarrollar al máximo la empatía, ceder, mirar al futuro olvidando el pasado, pensar, creer que es posible, reconocer errores propios y ajenos, reconocer virtudes propias y ajenas, y muchas cosas más que harían este párrafo demasiado extenso.
 
Por eso, creo que llegados a este punto reinará el sentido común. Reinará el deseo único de ambos clubes de querer lo mejor para el fútbol de la ciudad. Y es que tanto al Calvo Sotelo como al Atlético Puertollano les ha costado entenderse. Pero al final, la cordura ha hecho que se hayan entendido hasta el punto de encontrar la manera de lograr, a corto plazo la unificación. Y tras lograr ese entendimiento por parte de ambas juntas directivas, llega el momento de la verdad, puesto que son los verdaderos dueños de ambos clubes (los socios) lo que tendrán que dar el visto bueno, o no, al acuerdo de filialidad que unirá a Calvo Sotelo con Atlético Puertollano. Personalmente, quiero el sí de la masa social de ambas entidades. Y quiero creer en que triunfará el sí para dar otro paso de gigante hacia un futuro donde la unión sea total.
 
En mi opinión, el acuerdo de filialidad no deja de ser el paso previo a la unificación total. Es, por decirlo de otro modo: “hacerse novios para luego casarse”. El acuerdo de filialidad implica cambios (sobre todo para el Atlético Puertollano) y también que ambas partes cedan para lograr el bien común. Un acuerdo (noviazgo) que hará que ambos tengan independencia económica y no interfiera en los gastos e ingresos de la otra parte. Un acuerdo que hará que los equipos salten a competir en sus respectivas categorías pero que se trabaje de manera conjunta para ir formando la estructura deportiva general en el futuro (como la pareja de novios que tiene su independencia económica pero que trabajan juntos para construir el hogar en el que convivirán). Un acuerdo que, para mí es fundamental, permitirá unir a las escuelas y empezarán a educarles en los valores que tienen que representar a toda una ciudad, a todo un club, y que hará que se quede en el olvido esa sensación de que más que rivales, son enemigos (el sueño de la pareja de tener a los mejores hijos del mundo, que se quieran como hermanos y que luchen juntos por defender a su familia).
 
Y, de cara a un futuro cercano, si la relación entre ambos funciona, llegará el momento de fijar las condiciones de la unificación total. Vamos, que si el noviazgo va bien, habrá que poner fecha para la boda y… que vivan los novios (en este caso, que viva el fútbol de Puertollano).
 
Me consta que hay alguna voz discordante, o cierta sensación de negatividad en un sector (creo que mínimo) de aficionados. Puede ser cierto que no se hayan cumplido los plazos marcados en los estatutos para convocar las asambleas extraordinarias, pero los plazos marcados por la Federación son los que son y si se demora la firma del acuerdo, se perdería otra temporada y, por tanto, se volvería a perder tiempo, dinero y fortaleza. ¿Se podría haber llegado antes al acuerdo en las condiciones de la filialidad? Sí, seguro que sí. Pero hasta que no se ha llegado al entendimiento total, no se ha querido redactar el acuerdo. Entiendo que haya dudas, es lógico, pero también sé que todo lo que sea unir fuerzas va a ser muy positivo para nuestro fútbol y, como consecuencia, para nuestra ciudad.
 
Por último, y mirando solo al futuro más cercano, lanzo una pregunta: ¿Ustedes creen que si ambas directivas no creyesen ciegamente que lo mejor para cada uno de los clubes y para el fútbol local es el acuerdo de filialidad para luego unificar, darían este paso? Creo que la pregunta tiene fácil respuesta. Si se confía en una directiva, se confía que siempre intentarán hacer lo mejor para defender los intereses del Club, por encima de cuestiones personales. Las cosas podrán salir mejor o peor, pero siempre darán lo mejor de sí para no fallarles a ustedes, los socios y verdaderos dueños del club.
 
Este viernes es la asamblea extraordinaria del Atlético Puertollano. Su junta directiva expondrá las condiciones del acuerdo de filialidad, se informará convenientemente al socio, se resolverán todas las dudas y luego se procederá a su aprobación o no. Lo mismo ocurrirá con la asamblea del Calvo Sotelo que tendrá lugar el próximo martes. La última palabra la tienen los socios. Y creo que reinará el sentido común. Quiero creerlo, al menos. Juntos siempre, siempre, siempre, seremos más fuertes. 
 
 Fernando Romero 
Foto Twitter Calvo Sotelo

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)