El cuento del lobo y el cambio climático

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Son las 17:58 del Viernes, 5 de Marzo del 2021.
El cuento del lobo y el cambio climático

 

Empezamos 2021, y no lo empezamos especialmente bien, un incremento desbocado del número de personas afectadas por la covid-19 y una borrasca de frío y nieve sin precedentes en los últimos 50 años.

 
Ante la situación de frío extremo a la que nos ha enfrentado la borrasca Filomena los negacionistas del cambio climático aprovechan para cuestionar el calentamiento global, y sin embargo si hacemos caso a los científicos entenderemos que no es lo mismo tiempo meteorológico en un momento que clima y cambios climáticos en periodos más largos de tiempo. Es más los picos de frío extremo y olas de calor son una manifestación más de los efectos previstos por el cambio climático.
 
Por tanto es más necesario que nunca seguir hablando del cambio climático, porque este se ha acelerado tanto en los últimos 10 años que ya no sólo es un problema de las generaciones futuras, sino que es un problema de nuestra generación.
 
El cambio climático está teniendo ya consecuencias devastadoras, y podríamos mostrar para demostrarlo las fotografías de incendios, huracanes, de sequias, de inundaciones, de borrascas como Filomena, del deshielo de la Antártida…los efectos de dicho cambio; pero los efectos adversos no sólo los estamos sufriendo en forma de fenómenos climáticos anormales, sino  también en forma de problemas sociales, inmigración, incremento de la pobreza, conflictos geopolíticos, nada ajenos a los cambios climáticos que se están produciendo por la acción humana.
 
Pero tengo la impresión de que estamos tan saturados de oír este mensaje, de ver estas imágenes que ni las escuchamos, estamos en una actitud “cuento del lobo”…¡Qué viene el lobo, que viene el lobo! Y nadie hace caso de los científicos que alertan de la situación. Un día llegará el lobo, pero ya será tarde.
 
. ¿Cómo conseguir que la sociedad nos escuche de verdad cuando decimos que el lobo está al acecho, que el cambio climático no es “un cuento chino” ,que si retrasamos la acción, las consecuencias serán cada más graves y una buena parte de ellas irreversibles?
 
Después de reflexionar mucho sobre el tema he llegado a la conclusión de que hay que cambiar radicalmente el mensaje, en lugar de hablar de los peligros de la inacción hay que hablar de los beneficios de la acción.
 
No hay que hablar de que la lucha contra el cambio climático es muy costosa, de que tendremos que renunciar a muchas cosas para cuidar el planeta, porque el dilema entre ecología y economía es radicalmente falso, la realidad es que ya no hay economía sin ecología, cuidando de nuestro planeta estamos cuidando de nuestra economía, si apostamos por el aprovechamiento de los recursos energéticos naturales, estamos apostando por una fuente infinita de riqueza.
 
Hay que hablar ya de los beneficios de la acción climática, si alguien os dice que en una situación de crisis como la actual no podemos anteponer el clima a la economía, que la lucha contra el cambio climático tiene que esperar la repuesta tiene que ser clara, la espera no beneficia ni al clima ni a la economía.
 
 Parece que por fin la sociedad y los que nos gobiernan han comprendido que el cambio climático es un fenómeno producido por la acción humana y que si no actuamos las consecuencias serán devastadoras e irreversibles.
 
Esta toma de conciencia ha tenido su traslación, en algunas partes del mundo, en la planificación y en la regulación medioambiental. En Europa hemos planificado cómo habrá de ser la senda de reducción de emisiones hasta 2050 para alcanzar la neutralidad climática. Y además, para conseguir este objetivo, hemos adoptado medidas regulatorias que modificarán la conducta de los consumidores y los incentivos a las empresas nos deben conducir hacia una senda de progreso más sostenible que la actual.
 
Al apostar por inversiones en energías renovables, electrificación y eficiencia energética, estamos generando nuevas fuentes de empleo. Y al transformar las ciudades con criterios de sostenibilidad, estamos haciendo de ellas lugares más atractivos, más saludables, lugares donde viviremos mejor.
 
Hoy podemos decir que gracias a la investigación y al desarrollo tecnológico, lo que hasta hace poco era impensable es una realidad, los costes de generación con energías renovables son inferiores a los de la generación con gas o con carbón.
 
Y no puedo resistirme en este artículo a hablar otra vez de las potencialidades de la investigación para la obtención de hidrógeno, donde ya estoy segura que todos sabemos que Puertollano es una ciudad clave, el uso de este elemento tan abundante en la naturaleza va a estar presente en multitud de procesos industriales, un ejemplo importante es el convenio ya mencionado otras veces entre Iberdrola y Fertiberia para la fabricación de fertilizantes, pero hay más, por ejemplo en Italia, en una fábrica de pasta cerca de Nápoles, los fusilli y los spagetti se esterilizan y secan con la energía procedente de tanques en los que se mezcla gas e hidrógeno producido con electricidad de origen renovable.
 
Quizás así a algunos esta pasta les guste más, pero lo que es seguro es que esta nueva pasta le sentará mejor a la dieta energética del planeta.  Más allá de la anécdota, este ejemplo ilustra el potencial del hidrógeno para descarbonizar muchos procesos industriales…y no sólo, el transporte. Los coches, los camiones, los trenes e incluso los aviones propulsados por hidrógeno son ya una realidad. Aunque tendremos que esperar todavía unos años para que estos prototipos se conviertan en soluciones comercialmente viables…pero la revolución para descarbonizar la industria y el trasporte ya está en marcha.
 
Estoy segura que con el empuje de la sociedad, de la economía, de la política, de la ciencia y de la tecnología… conseguiremos doblegar la curva del cambio climático…porque contra el cambio climático la única vacuna que existe es la Acción. Sólo así conseguiremos seguir teniendo un buen presente, y nuestros hijos y nietos un futuro mejor.
 
Paula Fernández Pareja.
Ex consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente de la JJCC 

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)