El desencanto del Cerro de la Encantada

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 04:12 del Miércoles, 23 de Octubre del 2019.
El desencanto del Cerro de la Encantada

Algunos días son más grises de lo que parecen. El de hoy nos ha guiado a un paraje de nuestra tierra que alberga el yacimiento en altura de la Edad de Bronce más importante de la Península Ibérica. Repito: el más importante de la Península Ibérica, por no decir de Europa. Solamente por su valor paisajístico, como mirador que abarca el valle del Jabalón y los pasos naturales hacia Andalucía, debería ser un enclave a conservar como el que conserva un tesoro. Pero los castellano-manchegos somos así: los letreros indicadores del camino, en la carretera de Granátula a Almagro están pintarrajeados por algún malnacido, que no le parece bien eso de que vengan visitas a ver “cuatro pedruscos mal colocaos”, sobre todo porque le espantan a las cuatro liebres que tiene que escopetear para dar sentido a su vida.

Nada más comenzar a recorrer el camino, dos letreros (estos sí se ven con gran nitidez) te advierten de que estás en un coto de caza (no sé para qué se molestan: Ciudad Real entera es un gran coto de caza. De eso somos ya todos conscientes). Unos metros más allá, hay una cadena adornada con su medallón de “Dirección Prohibida”. En realidad, eso es lo de menos, porque incluso apetece hacer el recorrido a pie y disfrutar de una senda por la cresta del cerro hacia el castillete prehistórico. En las inmediaciones del asentamiento, aún permanece en pie un panel informativo que no te informa de nada en absoluto. Hace años dejó de tener ninguna imagen, texto o esquema explicativo. No quedan sino cuatro tablones deshidratados que cualquier día servirán para alimentar la fogata de alguna tertulia cultural-cinegética.

A veces tienes la desasosegante sensación de que la Consejería de Turismo va dejando nuestro patrimonio en manos del más gañán del lugar. Gente a la que le dura la ilusión por un proyecto lo que dura la foto de portada durante las fechas de inauguración. ¿Cuántos colegios —al menos los de nuestra comunidad— no han ido aún a visitar esta fortificación prehistórica, acompañados de su profesor de historia para una correcta interpretación del enclave?... ¿Nos importa realmente a nosotros, como pueblo, nuestro patrimonio? ¿Le importa a los habitantes de Granátula, del Campo de Calatrava? ¿Le importa a la Diputación de Ciudad Real, a la Junta?... Viendo el estado de abandono en que se encuentra el Cerro de la Encantada, parece que son otras las preferencias, parece que la respuesta es NO.

Antonio Carmona

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)