Yo acuso

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

Son las 07:14 del Sábado, 27 de Noviembre del 2021.
Yo acuso

Cada vez me sorprendo de sorprenderme menos. Es una letanía que llevo repitiendo desde hace unos cinco años, los mismos que llevo involucrado en asociaciones y organizaciones llevando a cabo acciones de toda índole: sociales, culturales, medioambientales, políticas…Pero lo vivido en las últimas horas es ya más propio de una película de José Luis Cuerda que de la vida real. Hemos pasado al post-surrealimo.

Desde hace cinco semanas, llevamos organizando batidas desde que María, un chica concienciada e idealista, me dijo que deberíamos hacer algo para intentar limpiar de basura el pueblo. Acepté inmediatamente.

En la primera batida fuimos cinco personas; en la segunda, dieciocho; cuando hicimos la tercera batida fuimos treinta personas; en la última realizada treinta y cinco. Y lo mejor de todo: la mayoría de ellos jóvenes. Creo que aquí en Puertollano no se había visto  nunca una expansión tan grande en un periodo tan corto de tiempo . Y, además, con una acción tan noble como la de ver tu pueblo libre de basura en determinados espacios naturales.

Al comenzar todo, y la historia empezó a correr como la pólvora, sabía que iba  haber gente que, aprovechando nuestro rebufo, iba a intentar ponerse una medalla. No me equivoqué un ápice. Y hoy se ha demostrado.

Hace unas pocas horas, ha salido una nota de prensa diciendo que una asociación juvenil de la localidad, va a llevar a cabo una acción para que la zona del “Caminillo” esté libre de residuos, la cual consiste en dar vales a jóvenes para que reciclen. Aparte de malos imitadores, vagos. Se ve que siguen igual que cuando un servidor era el director de esa entidad y los que ahora dirigen, mi junta directiva.  Qué casualidad, ¿no? Se ve que en dos años, aparte de pasar de casi treinta personas que conformaban el grupo a apenas  ocho y de no tener ideas propias que llevar a cabo, ya que copian sistemáticamente todo lo que se hizo en la anterior andadura en la época que precede a esta, no han hecho nada. Nada nuevo bajo el sol y más sabiendo quienes son.

Mientras, como el capitán Dreyfus, en este tiempo he pasado mi particular estancia en Isla del Diablo en silencio, sin decir una palabra más alta que la otra. Pero hasta aquí ha llegado esto. Me cambio el traje de militar por el de escritor.

Lo mejor de todo esto es que ayer, el grupo de jóvenes voluntarios que nos estamos pateando la ciudad, espontáneamente, sin patrocinio de ningún tipo y en nuestro tiempo libre, para limpiar, para demostrar que queremos Puertollano y que nos importa el futuro de nuestra localidad (donde los jóvenes tenemos que decir mucho), nos reunimos tras varias peticiones con la Alcaldesa. Cuando María y yo, en representación de las más de sesenta personas que han colaborado en esta iniciativa, salimos de la reunión nuestra cara era un cuadro: llegaron tarde, se fueron pronto y no pudimos hablar abiertamente de las iniciativas que llevábamos. De hecho, de los ocho puntos que teníamos solo pudimos presentar cinco. No hubiera estado de más emplazarnos para seguir hablando otro día, ¿no?. A estas horas de la tarde no hay constancia en prensa de nuestra reunión y ni siquiera hay fotografías que evidencien el encuentro. ¿De verdad querían escucharnos?

Hace unas horas, me encuentro con la nota de prensa de una acción similar a la nuestra, en la que no van a realizar labor alguna pero sin embargo ha sido aplaudida, mediante declaraciones, por parte del Consistorio como si ellos hubieran tenido la iniciativa y señalándonos como “motores del cambio”. Ellos, viles cainitas, no han hecho nada. El proyecto estaba muerto de risa y ahora, viendo la fuerza que se ha desatado ante nuestra denuncia, quieren nadar a favor de la corriente, aprovechando la inercia. ¿Trato desigual? ¿Parcialidad clara?

Nosotros no estamos constituidos como asociación ni como grupo: nosotros somos un grupo de jóvenes con las meras armas de unos guantes, un grupo de WhatsApp y las redes sociales, que son nuestra voz. Da la impresión que ellos con la marca tienen suficiente. Nosotros, sin embargo, nos sentimos humillados por el trato dado. Ayer apelaban a la no frustración. ¿Ahora qué? Las formas siempre son importantes y nosotros siempre hemos sido respetuosos con todo el mundo.

De la misma forma que todos los jóvenes no son ni unos borrachos, ni unos porreros ni unos vagos, ellos no representan a toda la juventud (y más con el sistema sesgado de admisión que tienen). Si hubiera que tomar un ejemplo de juventud sería el de este grupo tan  espontáneo como grupal, no mero sucedáneo. Y lo he comprobado en las numerosas reuniones que hemos tenido.

Y ojo, no estoy en contra de la labor de Cruz Roja Juventud, a la que he dedicado tres años maravillosos de mi vida hasta que, los Brutos estos que copan la dirección actual me apuñalaron por la espalda de forma trapera, recurriendo a los lloros, la difamación y la coacción. Llevo guardando silencio mucho tiempo, quizá sería mal momento de levantar las alfombras.

Por último, quería agradecer el apoyo de la gente a la labor que estamos haciendo: a la gente que nos para por la calle, que nos da ánimos, que nos da agua…A todos le contestamos lo mismo: si todos ensuciáramos menos, no tendríamos que recoger. Eso sí, si después de todo el análisis de campo realizado, las labores hechas y los resultados presentados, nuestras propuestas van a ser papel mojado para cierto sector institucional de la ciudad, podemos y vamos a utilizar más vías para que nos escuchen. Y no vamos a parar hasta lograrlo, porque queremos seguir luchando por Puertollano

 

José Carlos Gijón Merino

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)