24 de Mayo: Día Nacional de la Epilepsia

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

Son las 18:26 del Sábado, 15 de Junio del 2024.
24 de Mayo: Día Nacional de la Epilepsia

 

La Voz de Puertollano, en colaboración con el Colegio de Enfermería de Ciudad Real y con Rebeca Abengózar, te ofrecen esta sección: "Días para la Salud"

 

24 de Mayo:

Día Nacional de la Epilepisa

 

(Por Rebeca Abengózar Muñoz)

 

"Epilepsia. ¡Entiéndela! Tú también puedes padecerla"​

 

Qué es la epilepsia

La epilepsia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central en la que se ve alterada la función de las células (neuronas) que forman el sistema nervioso.

La Epilepsia no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma asociado a infinidad de ellas, bien sean de tipo genético, daño cerebral adquirido, ictus, traumatismos craneoencefálicos, etc.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo hay 50 millones de personas con epilepsia y tres cuartas partes no reciben el tratamiento que necesitan. Y una cuarta parte de las crisis son inadvertidas por el paciente o familia.

 

Diagnostico

El diagnóstico se hace a partir del conocimiento de las crisis y de algunas pruebas clínicas. La espontaneidad de algunas crisis a veces genera desconcierto en las personas que rodean a la persona afectada.

 

A quién afecta

Esta enfermedad neurológica puede afectar a personas de cualquier edad, sexo, raza, clase social o país, siendo una de las enfermedades neurológicas más frecuentes.

No obstante, hay dos momentos en la vida en que es más frecuente presentar epilepsia:

1.-La infancia. El momento con mayor probabilidad de presentar crisis es en los primeros meses de vida.

2.-La senectud. Es a partir de los 50 años cuando vuelve a aumentar el riesgo de presentar crisis epilépticas, especialmente a partir de los 70 años.

 

Cómo se trata la Epilepsia: Neurólogo

- La utilización de medicamentos que disminuyen la irritabilidad de las neuronas, con el objetivo de reducir el riesgo de crisis.

Cuando no es posible controlar las crisis con medicación existe la posibilidad, en algunos casos, de aplicar tratamiento quirúrgico

Además, es importante que estas personas sigan hábitos de vida saludable, especialmente dirigidos a evitar la estimulación del sistema nervioso, como, por ejemplo, dormir las horas necesarias y evitar el alcohol, tabaco y las drogas.

Cuando se consigue un buen diagnóstico y un tratamiento adecuado estas personas pueden llevar una vida normal e incluso un porcentaje elevado de pacientes consiguen no tener crisis, y, transcurridos unos años suspender el tratamiento farmacológico.

 

La importancia del deporte en la Epilepsia

El deporte desempeña un papel fundamental en el desarrollo físico y emocional de las personas, por lo que se recomienda a las personas que padecen epilepsia introducir en sus rutinas diarias la práctica de alguna actividad física de manera regular y controlada. También suele aportar beneficios psicológicos.

 

Qué se debe hacer ante una crisis convulsiva generaliza.

No perder la calma. Una actuación precipitada puede ser peligrosa.

Tratar que la persona no se lesione durante la crisis. Quitar objetos peligrosos de alrededor (aristas de muebles, objetos punzantes, etc). Colocar algo blandobajo su cabeza, para evitar que se golpee contra el suelo. Aflojar ropas de alrededor del cuello (corbata, camisa, etc.).

No inmovilizar a la persona por la fuerza durante la crisis.

Evitar introducir un objeto en la boca. No debe dársele agua o alimentos durante la crisis e incluso un poco después.

Comprobar que la crisis finaliza sin problemas.

En la mayoría de los casos la crisis no se prolonga más allá de los 3/4 o 5 minutos, por lo que se debe esperar al lado de la persona hasta que finalice la crisis.

Finalizada la crisis, ha de colocarse a la persona afectada de medio lado e inclinarle la cabeza para evitar que se atragante con la saliva o posibles vómitos.  Debe comprobarse, igualmente, que vuelve poco a poco a la situación normal.

Dejar que descanse hasta que se recupere.

Rebeca Abengózar