Curiosidades de la Fuente Agria

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 04:58 del Miércoles, 23 de Octubre del 2019.
Curiosidades de la Fuente Agria

      Ir a por agua agria es una actividad que los puertollaneros realizan desde hace siglos. Es verdad que con el paso del tiempo las aglomeraciones en la Fuente Agria de las décadas de los años cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado ya no se producen. Para llenar entonces los recipientes había que guardar una considerable cola que a veces suponía horas de espera porque se aprovechaba el viaje y las familias hacían un considerable acopio de agua. Algo menos costaba beber el agua directamente de los tradicionales jarrillos de hojalata que colgaban de la base de la Fuente, pero en las noches de verano también había que armarse de paciencia para poder saciar la sed y estar atento a que nadie se colase saltándose la “vez”.

     Ahora la cosa tiene menos demanda y si se elige el momento adecuado no hay que esperar. Particularmente, prefiero reponer las botellas bien a primera hora de la mañana, bien a media tarde del sábado o domingo. Por la mañana, alegra el ánimo ver cómo el sol saca brillo a la vegetación de los jardines existentes frente a la Casa de Baños. La hierba y las plantas presentan un color tan  nuevo como lo es el día que comienza. En ese momento hay que prestar atención al murmullo del agua que se precipita desde los caños. Sol y agua, agua y sol son un valioso antídoto contra la tristeza. Cuando se accede al lugar, al menos en estos momentos en que la Fuente tiene pocos parroquianos, por lo general todo el mundo da los buenos días o las buenas tardes. Parece que nos reconocemos como seguidores de una tradición que nos identifica y nos hermana. Tampoco es raro que se entable una breve conversación o se intercambie algún comentario acerca de la costumbre compartida de tomar el agua agria. Tengo la impresión de que la amabilidad y la educación cívica se refuerzan en el exiguo reducto de la Fuente Agria. Habida cuenta de que en casa el consumo de agua agria es reducido, utilizo como depósito botellas de 50 centilitros que dispongan de  un potente sistema de rosca en el tapón, lo que facilita que se conserve el gas durante más tiempo y permite beberla con idéntico sabor  que  al salir del caño.

     Pero vayamos a las curiosidades que anunciaba el título de este artículo. Se trata de detalles de la Fuente Agria que pueden observarse directamente y a los que, probablemente, hemos prestado poca atención. Vamos a ver si tenemos respuestas para las siguientes cuestiones:

     1.-Hacia qué punto cardinal está orientado el busto de la columna central.

     2.-Cuántos escalones conducen a la zona de los caños.

     3.-Qué figura geométrica tiene el templete que cubre la Fuente.

     4.-Por qué el agua está fresca en verano y templada en invierno.

     5.-Cuántas barandillas bajan hacia los caños.

     6.-Qué objeto decorativo se encuentra en los extremos de todas las barandillas, tanto las que bajan como las que rodean la Fuente.

     7.-Cuál es el llamado “caño de beber” y por qué.

     8.-Cuál es el mejor caño para llenar botellas y por qué.

     9.- ¿Tiene veleta la Fuente?

     10.- Y ya que hablamos de veleta ¿hacia dónde señala cada punto cardinal de la    

             Fuente?

     11.-La cubierta de la Fuente está rematada por un rótulo con un año inscrito ¿cuál? 

     12.- Los jarrillos tradicionales de hojalata ¿son válidos para zurdos?

     Verdaderamente, por muchas veces que hayamos pasado por las proximidades de la Fuente Agria y aunque incluso hayamos tenido que aguardar un largo tiempo para llenar los recipientes, es probable que no hayamos entretenido la espera fijándonos en estos detalles. Vamos a dar respuesta a estas cuestiones y  comprobar de paso el número de aciertos que hemos conseguido.

     1.- El busto mira al oeste, quizá porque el casco antiguo de la ciudad se encuentra en esa demarcación. Representa al doctor  D. Alfonso Limón Montero, ilustre natural de Puertollano que vivió en el siglo XVII y fue bautizado en la iglesia de la Asunción. Estudió y dio a conocer las propiedades del agua agria y escribió el primer tratado  sobre hidrología que se publicó en España, con el poético título “Espejo cristalino de las aguas de España”, que le reportó fama mundial. No es seguro que los rasgos del busto respondan fielmente a los del doctor Limón pero al menos sirve de merecido homenaje.

     2.- Son nueve los escalones que hay entre la superficie del paseo que rodea la Fuente   y la plataforma inferior. Originariamente el nacedero del agua se encontraba al nivel del paseo y con esta profundización se pretendió dotar de mayor fuerza a la salida del agua.

     3.- Se trata de un octógono, es decir una figura geométrica de ocho lados. Cada lado cuenta con dos barandillas de hierro que dejan entre sí un espacio libre para permitir el acceso al interior.

     4.- La temperatura del agua no varía en función de las estaciones climáticas. La sensación de que el agua está fresca en verano y templada en invierno se produce por contraste con la temperatura ambiente.

     5.- Bajan cuatro barandillas similares a las que rodean el recinto, con lo que el número total de barandillas del conjunto asciende a veinte. Están situadas en las direcciones de los cuatro puntos cardinales y seguramente cumplen un doble objetivo estético y funcional.

     6.- En esta cuestión se admiten opiniones. Es posible que se trate de piñas, no las tropicales que están rematadas por un penacho de hojas, sino piñas de las  que proporcionan piñones.

     7.- El caño de beber es el situado al sur de la Fuente. Se le conoce así porque está reservado para las personas que solo pretenden beber agua en el acto y no llenar recipientes. Cuando se ponían los jarrillos de hojalata en los colgadores de la base, se utilizaban en este caño.

     8.- El mejor caño para llenar botellas es el situado al este, porque el chorro sale más homogéneo y cae más certeramente en el estrecho cuello de la botella. Este hecho quizá obedezca a que el manantial procede de esta dirección.

     9.- Naturalmente que la tiene. En la época en que se construyó el templete actual, era usual situar veleta en determinados edificios públicos. En la veleta resultan perfectamente visibles las iniciales de los cuatro puntos cardinales.

     10.- El norte señala a la iglesia de la Virgen de Gracia, el sur a la Fuente de los Leones, el este al Mercado de Abastos y el oeste a los pasajes comerciales del paseo.

     11.- Es el año 1905 y responde a que en esa fecha finalizaron las obras de remodelación de la Fuente tal y como la conocemos ahora. El ingeniero de minas D. Carmelo Salarnier, encargado de las obras, hubo de vencer las resistencias del vecindario a determinados cambios y particularmente a las consecuencias que podría acarrear ahondar en el manantial.

     12.- Los jarrillos de hojalata están diseñados para diestros. Para comprobarlo, basta con intentar utilizarlos con la mano izquierda.

     Y esto es todo, amigos. Ojalá os resulten de interés estas curiosidades de una de nuestras señas de identidad más entrañable.

Eduardo Egido Sánchez

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)