Lacrimosa

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

 

Advertisement

Son las 02:27 del Jueves, 26 de Noviembre del 2020.
Lacrimosa

Noviembre es tradicionalmente el mes dedicado a los difuntos. Muchos compositores a lo largo de la historia han escrito obras musicales, ya sea por iniciativa propia o por encargo de algún familiar del difunto, en memoria de alguien que ya no está. El tipo de obra más popular de este tipo de encargos es la Misa de Réquiem. El primer réquiem que se conserva es la "Missa pro defunctis" compuesta por Johannes Ockeghem en 1461. La estructura de este tipo de obras está basada en el rito romano tradicional y tiene algunos números que han calado más en la cultura popular y son más conocidos que otros. Algunas de las partes más conocidas de la misa de réquiem son el Kyrie o el Dies irae. La parte final del Dies irae, conocida como Lacrimosa, ha sido objeto de bellas composiciones que han sido capaz de emocionar e impresionar a los oyentes a lo largo de la historia. Se trata de una descripción sonora del día del juicio final para el alma culpable que ha resucitado en polvo. En esta ocasión os propondré la escucha de tres de los Lacrimosa más famosos de la historia.

La primera escucha que os propongo es el Lacrimosa compuesto por Verdi, compositor italiano del que os hablé en "House of a thousan guitars". El Réquiem de Verdi fue compuesto en 1874 tras el fallecimiento de su compatriota Alessandro Manzzoni. El proyecto de componer una misa de difuntos rondaba por la mente de Verdi cuando al fallecer Rossini, se unió a otros compositores para componerle una misa de réquiem, algo parecido a las versiones que se han realizado últimamente de clásicos de pop donde varios artistas se han unido cantando una misma canción. Finalmente, tras el estreno y rotundo éxito de Aída, Giussepe Verdi se alejó durante una temporada del género operístico y dedicó su tiempo a escribir su misa de réquiem. 

La segunda propuesta es la compuesta por Héctor Berlioz, compositor francés del Romanticismo. Este Lacrimosa pertenece a "Grande messe des morts" ("La gran misa de muertos") que fue estrenada el 5 de diciembre de 1837 durante el funeral del general Charles-Marie Denys de Damrémont, asesinado en Argelia. En esta ocasión se trata de una versión más enérgica y grandilocuente acorde con el estilo compositivo de Berlioz.

Por último, os propongo la escucha del Lacrimosa más famoso de la historia, el que se encuentra dentro del Réquiem de Mozart. Se trata sin duda de la versión más sobrecogedora de todas. Mozart era, y seguramente será, el mayor genio de la historia de la música. Cada nota de su réquiem, y en especial el Lacrimosa, transmite la sensación de estar experimentando en primera persona cada una de las emociones propias de esos lúgubres momentos. El Réquiem fue la última misa en la que estaba trabajando Mozart antes de fallecer. Lamentablemente, no le dio tiempo concluirla y fue su discípulo Franz Xaver Süssmayr quien, en base a las indicaciones que le dio el propio Mozart en sus últimos momentos, se encargó de finalizarla. 

Hay una leyenda que cuenta  que el propio Mozart estaba obsesionado con la muerte desde el fallecimiento de su padre. Un día de junio de 1791, un hombre vestido completamente de negro y sin identificar se presentó en casa de Mozart y le encargó una misa de Réquiem, quedando con él en que se volverían a ver un mes más tarde para que se la entregara. Sin embargo, Mozart se encontraba inmerso en la escritura de la ópera "La clemencia de Tito" para festejar la llegada al trono de Leopoldo II. Cuando Mozart y su esposa, Constanza Weber, se disponían a montarse en el carruaje que los llevaría hasta la ceremonia de coronación, el desconocido se presentó de nuevo ante Mozart y le preguntó por su encargo. Mozart creyó que era un mensajero del destino que le estaba avisando de que el réquiem que iba a componer sería para su propio funeral. 

Al parecer, el encargo fue realizado por Franz von Walsegg, un músico aficionado que había perdido recientemente a su mujer y pretendía dedicarle una misa de difuntos. Su intención era pagar a Mozart anónimamente para atribuirse él mismo la autoría.  

 

 

 

A modo de bonustrack, y alejándonos un poco tanto del continente europeo como de la música clásica, os propongo la escucha de este Lacrymosa de la banda de rock estadounidense Evanescence liderada por Amy Lee. Este Lacrymosa se basa en la pieza compuesta por Mozart y ha sido utilizada en gran número de películas de superhéroes y videojuegos. Fue lanzada originalmente en 2006, dentro del álbum "The open door" y relanzada dentro del álbum recopilatorio “Synthesis”, donde se reversionaron sinfónicamente algunos de los temas más conocidos del grupo. 

 

Marcelino Mora González

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)