Wendy Carlos: La transgénero que revolucionó el uso de los sintetizadores

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

Son las 22:34 del Jueves, 2 de Diciembre del 2021.
Wendy Carlos: La transgénero que revolucionó el uso de los sintetizadores
Llevamos varios meses en los que la Ley Trans suele saltar a la parrilla informativa cada poco tiempo. Esta semana, si no me equivoco, será llevada al Congreso para su aprobación. Personalmente no me interesan demasiado este tipo de noticias, salvo en las que acusan muy injustamente a la mismísima J.K. Rowling (autora de Harry Potter) de tránsfoba por añadir un poco de cordura y sentido común a toda esta vorágine informativa. 
 
¿De verdad se puede acusar de la manera en que se ha hecho a la autora literaria más influyente de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, cuya principal obra es una clara apuesta por la diversidad de toda índole y por enaltecer el valor que tienen todas y cada una de las personas siendo tal y como son con sus diferencias y similitudes? En fin... Últimamente estamos viviendo tiempos demasiado revueltos en los que parece que el sentido común es el menos común de los sentidos y se le intenta buscar constantemente tres pies al gato. 
 
El año pasado por estas fechas os hablaba de cómo Tchaikovsky, probablemente el compositor ruso más grande de la historia, a día de hoy seguía sin ser reconocido como un compositor homosexual por sus compatriotas. Para ellos, esa diversidad natural no era digna de un compatriota ruso de renombre. Allí, como bien  es sabido por todos los mortales, todos los rusos montan a caballo con el torso desnudo demostrando su pseudohombría y están hechos a imagen y semejanza de su pseudodemocrático y represor (¿o reprimido?) líder. 
 
Por fortuna, el mundo del arte y de la música está lleno de tanta diversidad como personas lo integran. Ha sido uno de los campos donde más respeto y tolerancia se ha mostrado a la diferencia, premiando incluso la particularidad de cada individuo. A diferencia de otros mundos como el del fútbol o el del toreo, en el ámbito artístico cada persona es libre de ser lo que quiera y como quiera.
 
Esto es algo de lo que podemos estar orgullosos en la mayoría de los países occidentales del siglo XXI, pero sin olvidar que no hace mucho tiempo atrás, esas diferencias no eran tan aceptadas e incluso eran perseguidas y castigadas con la pena de muerte (cosa que desgraciadamente sigue ocurriendo en muchos países en pleno 2021).
 
En esta ocasión me gustaría hablaros de Wendy Carlos, la transgénero estadounidense que revolucionó el uso de los sintetizadores a partir de la década de los 60 y que sigue siendo un referente tanto musical como de la diversidad. Wendy Carlos nació en Pawtucket el 14 de noviembre de 1939 como Walter Carlos. Su formación musical comenzó a la edad de 6 años con el piano como instrumento principal. Tras cursar una especialización híbrida entre música y física en la Universidad de Brown, obtuvo el título de composición por la Universidad de Columbia. Tras graduarse comienza una fructífera amistad con Robert Moog, uno de los creadores del sintetizador. Para quien no lo sepa, el sintetizador es un dispositivo capaz de generar sonido electrónicamente y producir sonidos nunca antes escuchados, y en el caso que nos atañe, el principal instrumento de Carlos. 
 
En el año 1968 sale a la luz su primer álbum titulado "Switched-On Bach" donde se recogen composiciones de J.S. Bach arregladas para un sintetizador tipo Moog modular. Por supuesto, dicho sintetizador aún era analógico y era bastante caro y difícil de manejar para la época, pero los esfuerzos dieron su fruto al alcanzar dicho álbum un disco de platino. En 1969, "The Well-Tempered Synthesizer" (el título hace un juego de palabras con "El clave bien temperado" de J.S. Bach) fue lanzado al mercado con obras de compositores barrocos como Bach, Monteverdi. Sacarlatti y Händel. 
 
Durante la década de los 70 creó un álbum que sería el precursor de la música ambiental ("Sonic Seasonings") y compuso piezas para la banda sonora de la archiconocida película "La naranja mecánica" donde incluyó el uso de Voocoder. 
 
Lejos de abandonar la composición cinematográfica, y sin abandonar la publicación y continuación de su obra, Wendy Carlos compuso la banda sonora de Tron, película que estrenaría Disney en 1982, donde utilizó sintetizadores tanto analógicos como digitales. 
 
Wendy Carlos se trasladó a vivir a New York en 1962 y se sometió una operación de cambio de sexo una década más tarde, siendo entrevistada por la revista Playboy en mayo de 1979. 
Las obras que os invito a escuchar de esta genial compositora son: 
 
 

- Concerto for 2 Harpsichords BWV 1061: III Fuga

 

 

- 4º Movimiento de la 9ª sinfonía de Beethoven.

 

 

- Preludio 2 de "The Well-Tempered Synthesizer"

 

 

- Funeral of Queen Mary (incluida en la banda sonora de La Naranja Mecánica)

 

 

A modo de bonus, os invito a ver películas con música de Wendy Carlos como "Tron", cuya secuela llegó hace apenas unos años.

 

 

Como he dicho anteriormente, Wendy Carlos es todo un referente tanto musical como de libertad. Ha influido en grandes compositores como Tomita y ha contribuido al desarrollo del sintetizador que hoy en día está presente tanto en muchas obras de música culta como en infinidad de canciones de música popular. Actualmente sigue viviendo en Nueva York, aunque sus últimos trabajos publicados se remontan al año 2005 con un par de álbumes de descartes.

Marcelino Mora González

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)