Héroes de nuestro tiempo

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 04:06 del Miércoles, 23 de Octubre del 2019.
Héroes de nuestro tiempo

Para hacer el bien no es necesario mover montañas, solo tener la voluntad, consciente o inconsciente, de hacerlo. Eso es suficiente para, sin pretenderlo, ser un héroe en los tiempos tan difíciles que nos ha tocado vivir donde quizás más que nunca somos conscientes de la hipocresía y la perversidad que imperan en el orden político internacional.

Dice la teoría del caos desarrollada por E. N. Lorenz que el batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo. Dicho de otro modo, pequeñas acciones pueden ayudar a desencadenar grandes transformaciones. Hemos aprendido que este hecho, tan romántico y sin embargo posible, no lo podemos esperar de nuestros gobernantes aunque les demos la credibilidad que nos suplican a través de la coartada del voto que les acordamos. Esta confianza generosa es sistemáticamente tergiversada y manipulada recurriendo a la responsabilidad de hombres de estado y a la coyuntura para que, en el fondo, nada cambie.

El aleteo inocente de una mariposa solo la podemos esperar, sin pretenderlo, del gesto desinteresado de la gente lisa y llana que se cree los valores que le han transmitido y que además no le duelen prendas en ejercerlos sin complejos. Cueste lo que cueste. Estos hombres y mujeres que no cuentan para nadie son capaces de darnos la lección de nuestras vidas y aún más una guía para que al final del camino, como decía Baden Powell, “podamos dejar el mundo un poco mejor de cómo nos

 

lo hemos encontrado”: el bombero vizcaíno que se negó a cargar un barco con armas para Arabia Saudí con destino a Yemen; el bombero que se negó a desalojar de su casa a una anciana enferma desahuciada por un banco; los voluntarios que recogen a los inmigrantes en el mar entre la vida y la muerte dándoles calor; los ciudadanos de a pie que mueren por el azar mortífero de las balas terroristas, los voluntarios de las organizaciones humanitarias que siguen intentando salvar de la muerte o procurar una muerte digna a cualquier anónimo nativo por el que nos conmoveremos solo en caso de escándalo mediático. Estos y tantos otros héroes de nuestro tiempo: los que no son candidatos ni lo serán nunca a ningún premio egregio que tengan que compartir con algunos de los criminales más acreditados de este planeta.

El mundo se nos presenta como siempre desde arriba, entre buenos y malos. Todos con argumentos válidos para que siga girando el negocio del carrusel de la muerte: ideologías y religiones, odio y rencor. Un gran negocio, la destrucción del hombre y de su medio ambiente.

Razón tenía J. K. Galbraith cuando en su obra póstuma “La economía del fraude inocente” concluía en que, “a pesar de los grandes progresos experimentados por el hombre en el último siglo, la guerra sigue siendo el gran fracaso de la humanidad”.  

Mahatma Gandhinos proponía no dejar de soñar para alcanzar las metas más ambiciosas: “Los sueños parecen al principio imposibles, luego improbables, y luego, cuando nos comprometemos, se vuelven inevitables”. La civilización se encuentra ávida de gestos que nos conviertan en héroes silenciosos, como los que podemos hacer cada día para cantar alto y claro como lo hizo el poeta, el que cada uno de nosotros llevamos dentro:

…”Hagamos a los potentes, impotentes.                    

                               Malditos catecismos militares,                                                                                                                        

                                            Estados poderosos, políticos depravados.                                                                                                                            

                                           ¡Queremos ser cobardes, tener miedo!                                                                                                  

                                                                 Reivindicar el temblor frente a la amenaza.                                                                                                                                                                                                                  

                Gritar unánimemente:                                                                                                                                                              

                   ¡No hay causas sagradas, No hay fronteras inviolables!                                                                                    

                        Ninguna ley, territorio o bandera vale la millonésima parte                                                                             

                    de la lágrima de un ser humano,  

                             de la sonrisa de un niño…”

 

 

..................................

Miguel Marset

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)