Proyectos y retos

Escucha la radio con La Voz de Puertollano
La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

Son las 15:37 del Miércoles, 17 de Julio del 2024.
Proyectos y retos
Después del seis de Enero, cualquier adorno navideño parece ya trasnochado y fuera de lugar, por mucho que el refrán nos diga “Hasta San Anton, Pascuas son”.
Es entonces cuando notamos un pellizco en el estómago de añoranza, al ver de nuevo la casa vacía, cuando vamos  guardando en los armarios los manteles, sábanas, toallas y vajillas que hemos puesto a disposición de la familia que nos ha visitado. Tiempo de volver a poner habitaciones en orden, a la espera del regreso de aquellos seres queridos que tenemos lejos.
Tenemos que poner nuestra mente en positivo y pensar que hemos almacenado bonitos recuerdos para disfrutar con ellos hasta la próxima vez que nos juntemos, o, en algunos casos hasta la próxima Navidad.
El tiempo vuela y antes de darnos cuenta se van pasando las hojas de nuestro calendario, que un año se pasa en un soplo, sobre todo para los que ya tenemos una edad.
Suelo organizar mis proyectos y actividades en Septiembre, de manera que planifico lo que quiero hacer, como si de un curso escolar se tratara, de Septiembre a Junio. Pero muchas personas hacen esta planificación anual, de Enero a Diciembre, por lo que podemos decir que el primer mes del año es tiempo de proyectos y retos.
El inicio de un nuevo calendario parece que renueva en nosotros las energías para iniciar nuevos proyectos.
Es normal encontrar por todos lados, medios de comunicación incluidos, sugerencias para mejorar nuestra vida con el comienzo del año recién llegado.
 
Los propósitos más elegidos para el año venidero suelen ser, por orden de elección:
Hacer ejercicio.
Dejar de fumar.
Comer sano y bajar de peso.
Ahorrar.
Aprender algo nuevo.
Organizarse mejor.
Pasar más tiempo con familia y amigos.
Disfrutar la vida.
Los expertos también nos dicen que la mayoría de ellos no llegan al mes de vida. Nos cansamos antes y no cumplimos el propósito.
La razón principal es que no planificamos nuestras decisiones en base a nuestra realidad, sino que lo hacemos desde lo que deseamos.
Por ello, si uno quiere planificar objetivos para lograr propósitos, debe tener en cuenta algunas cosas:
- Ser sincero con uno mismo y realista. Mirar bien las posibilidades y entender que los días no tienen más de veinticuatro horas por estar en un año diferente, ni cambiar de calendario significa cambiar de vida.
-  Es mejor un  solo propósito cumplido, que cinco que abandonas.
- Si tienes como reto, pongamos por ejemplo caminar a diario, empieza con metas a corto, medio y largo plazo. Primero tres días a media hora diaria. Al cumplir con lo planeado, se cogen fuerzas para avanzar. Luego cinco días a medio hora, más adelante siete e ir así ampliando el tiempo poco a poco, hasta alcanzar tu propósito.
Si nos ponemos retos demasiado difíciles de cumplir, nos desanimamos y terminamos por abandonar.
Los propósitos no deben ir todos encaminados a lo mismo, por ejemplo apuntarnos al gimnasio, ir a correr y hacer dieta, los tres tienen en común que se refieren a cuestiones físicas. Lo mejor sería uno de ese campo y otro de otra área distinta. De ese modo trabajamos sobre diferentes aspectos de nuestros intereses.
 
Debemos entender que cambiar de hábitos requiere tiempo y esfuerzo, pero la satisfacción de lograrlo cuando vamos alcanzado metas, compensa.
Recuerda siempre una frase que no debes borrar de tu cabeza: “TU PUEDES”.
 
 Lourdes Carrascosa