Septiembre

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter

Son las 05:49 del Martes, 16 de Abril del 2024.
Septiembre
El treinta y uno de Diciembre festejamos la llegada de un nuevo año, pero si nos atenemos a nuestros comportamientos, el comienzo es en Septiembre.
 
Normalmente, cuando finaliza el verano y empieza el otoño, tenemos costumbres que nos hacen pensar en un inicio y que tienen su origen en tradiciones ancestrales ligadas al cambio de estación,  época de recoger cosechas para poder mantenernos en invierno y prepararnos, nosotros y nuestras casas para los días más fríos y faltos de luz.
 
Organizamos nuestras hogares para los nuevos tiempos de mil maneras: retiramos y guardamos los elementos de terraza y jardín; lavamos cortinas; cambiamos las ropas de cama y de casa adaptándolas a las nuevas temperaturas; hacemos nuevas plantaciones para este periodo en nuestras macetas o jardines, e incluso, en muchas casas, se modifican detalles de decoración, adaptándose a la estación.
 
Los escolares, estudiantes y profesionales de la enseñanza inician un nuevo curso escolar. Ya, desde Agosto la publicidad nos va avisando de la  vuelta al colegio.
 
Todos en general, al llegar este mes, pensamos en lo que vamos a hacer durante el curso, fuera de nuestras actividades obligatorias.
 
Septiembre es un mes de comienzos. Sería bueno pararnos un rato a reflexionar, cosa que achacándolo a las prisas, solemos hacer poco. El objeto de esta planificación  es ver que disponibilidad de tiempo real tenemos y en que queremos gastarlo.
Suele ser frecuente que nos lancemos a la aventura de apuntarnos a cursos  que nos atraen o  hacemos cosas  simplemente por la inercia de que se inscriben en ellas amigos o familiares.
 
Es necesario pensar, ya que tanto nosotros como nuestros hijos e hijas, debemos ser conscientes de que una cosa es disfrutar de actividades en nuestro tiempo libra y otra muy distinta es sobrecargar y tensar también  nuestro ocio.
Convendría dejar un espacio para actividades de tipo físico, ya sea gimnasio, deporte o sencillamente caminar. El ejercicio debe estar adaptado a las circunstancias personales de quién lo realiza, sobre todo a su edad y condición física.
Cuidar el cuerpo con el ejercicio, no solo mejora nuestra figura y ayuda a envejecer bien, también relaja nuestra mente y reduce el estrés.
 
Apuntarse a otro tipo de cursos de formación o actividades, dependerá sobre todo de nuestros gustos y deseos. Hay mil posibilidades, pero, cada persona debe elegir aquello que le agrade y le ayude a disfrutar y descansar de sus actividades diarias.
Cierto es que hay quien tiene que dedicar su tiempo a formación en temas que va a necesitar para su trabajo, profundizar en una materia, en un idioma, pero esto es en definitiva una obligación, por lo que no se puede valorar como espacio de ocio.
A quién disponga de tiempo, le vendrá bien hacer algo que le guste y le haga disfrutar.
 
No hay que olvidar que también se puede sentir uno satisfecho ocupando parte de ese tiempo en tareas de voluntariado, en las que echar una mano a otros, nos ayudan a encontrarnos  mejor y sentirnos útiles.
 
En relación con los menores, debemos tener cuidado de no apuntarlos a todo aquello que desde nuestro papel de adultos, nos lleva a creer que le ayudará avanzar en su futuro y los sobrecargamos con clases particulares, idiomas, gimnasia, bailes, etc, con lo que terminan más estresados que los adultos. Los  niños y niñas deben tener tiempo para jugar y ser felices, que es una de sus principales obligaciones, junto con la escuela, sin hacerles vivir como mayores.
 
Por todo ello Septiembre es un excelente momento para decidir lo que podemos hacer durante todos los meses de otoñe e invierno.
 
Las actividades en su justa medida tienen siempre un efecto beneficioso para todos, ya que nos permiten, además de disfrutar de algo que nos distrae o nos interesa, salir de la rutina de lo cotidiano, relacionarnos con otras personas diferentes de nuestras relaciones personales habituales y   mantener a raya nuestros pensamientos negativos, ya  que cuando estamos ocupados, no solemos dejar que nuestra cabeza se descontrole.
 
Piensa, organiza y disfruta de aquello que hayas planificado en este Septiembre que siempre es un momento de atreverse a hacer.
 
 
Lourdes Carrascosa Bargados