Despidiendo a la tristeza

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter
Suscríbete a las noticias diarias en tu email
Recibe todas las noticias de Puertollano en tu correo
Son las 05:29 del Viernes, 20 de Mayo del 2022.
Despidiendo a la tristeza
La tristeza es una realidad constante, tanto en el sistema consciente como en el subconsciente. Viviendo en la tristeza, la mente permanece incontrolada. A la mente le encanta, por miedo e inseguridad, mantener al ser humano en el ayer y el mañana. Y es así como nos perdemos el presente.
El Yoga propone remedios eficaces. Por ejemplo, Pranayama I, o respiración igual. Para practicarlo, siéntate en una postura cómoda y en un lugar bien ventilado. Cierra los ojos y observa que tu espalda esté recta. Dirige la atención a tu respiración y relájala. A continuación, inhala y exhala en el mismo tiempo, sintiendo el aire pasar por las fosas nasales, el pecho y los pulmones. Puedes comenzar por 3 segundos de inspiración y 3 segundos de exhalación, haciendo 10 repeticiones, y gradualmente ir incrementando la cuenta en un segundo más cada semana. Cuerpo y mente se sincronizan y aquietan mediante la respiración, una respiración que debe ser suave, profunda, rítmica y calmada.
 

 

Otra práctica es Yastikasana, o la postura del palo. Para realizarla, túmbate de espaldas con los pies juntos y los brazos a los lados del cuerpo. Inhalando, eleva los brazos por encima de la cabeza al tiempo que estiras los dedos de los pies hacia afuera. Utiliza los brazos para estirar la parte superior del cuerpo y los dedos de los pies para estirar la parte inferior del cuerpo, de forma que todo tu cuerpo y extremidades estén estirados. Mantén esta posición durante unos segundos, respirando con normalidad. Exhalando, vuelve a la posición inicial. Repite dos o tres veces más (contraindicaciones y limitaciones de esta asana: cifosis y otras lesiones de columna, hombro congelado, artritis, problemas cardíacos severos y cirugía reciente en la región abdominal).

 

 

¿Y qué decir de la risa? Tal como leemos en la página web de The Yoga Institute: “Que la risa tiene grandes beneficios para la salud no es ningún secreto. Norman Cousins, autor de '”Anatomía de una enfermedad o la voluntad de vivir”, fue diagnosticado de espondilosis anquilosante y los médicos se dieron por vencidos. Cousins se hizo cargo de la situación, adoptó una dieta más saludable y comenzó a ver películas cómicas. Su estado de salud mejoró. Cousins llama a la risa "el jogging interior", porque una buena carcajada ejercita todos los órganos del cuerpo. Mucho se ha escrito sobre los efectos positivos de la risa en el cuerpo. La risa nos conecta con nuestro ser más profundo, nos hace más ligeros, alegres, libres y felices, nos lleva a un estado de dicha que, según la espiritualidad, es nuestra verdadera naturaleza. De modo que no es sorprendente que el “club de la risa” que comenzó en un pequeño rincón de Bombay atrapase la imaginación del mundo, y ahora millones de personas en todo el planeta asisten a los “clubes de la risa” para reírse a gusto sin ningún motivo.” 
Frecuentar la compañía de personas positivas e inspiradoras, hablar con un guía espiritual, jugar con niños, cantar, bailar… son excelentes antídotos contra la tristeza. Así como las termitas devoran incluso la madera más fuerte, también la tristeza devora el cerebro y la mente. Sin dudarlo, digamos adiós a la tristeza.
 
Harold Sequeira, Maestro de Yoga, The Yoga Institute, Bombay (con aportaciones del Dr. Ved Thapar, experto en Ayurveda).
Traducción: Juan Felipe Molina

Contacto
La voz de Puertollano
Puertollano (Ciudad Real)