El estreñimiento: Remedios yóguicos

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter


Advertisement

Son las 21:28 del Miércoles, 21 de Febrero del 2024.
El estreñimiento: Remedios yóguicos

 

Comencemos con una anécdota. Govind Vallabh Pant, luchador por la libertad de la India, condecorado con el Bharat Ratna (el reconocimiento  civil más prestigioso de la nación, concedido por prestar grandes servicios al país) fue primer ministro del estado de Uttar Pradesh, ministro del interior de la India y figura clave en el movimiento por la independencia nacional. Asumiendo el relevo de Sardar Vallabhbhai Patel, quien unió a la India como nación después de su independencia en 1947, Pant trabajaba desde primera hora de la mañana hasta última hora de la noche en su despacho oficial.

Pant tenía un importante problema de salud, al igual que más del 40% de las personas mayores en la India: el estreñimiento. Según se rumoreaba, Pant tenía que pasar unas tres horas diarias en el escusado. Pero ¿cuándo disponía de tiempo para semejante menester un hombre tan ocupado como él? Incluso se hablaba de un baño, construido ex profeso bajo de su mesa de trabajo en la oficina del ministerio, para esas largas tres horas de evacuación. Pant murió en 1961, a la edad de 73 años, víctima de un infarto cerebral que le sobrevino tras un ataque cardíaco. Sin duda, fue uno de los hombres más extraordinarios de la India.

La pregunta que surge en mi mente es: ¿podrían las kriyas de yoga haber ayudado a Pant? De hecho, mi maestro Shri Yogendraji había ayudado a RD Burman (un afamado cantante y compositor de bandas sonoras de cine de Bollywood), cuyo exceso de trabajo desembocaba en un estreñimiento extremo que hacía que sus deposiciones parecieran, literalmente, excrementos de cabra. Shri Yogendraji trató a Burman de este padecimiento y el compositor se encumbró aún más en su gloria musical.

El estreñimiento es la dificultad para defecar o hacerlo con una frecuencia inferior a tres veces por semana. Según las estadísticas, alrededor del 15% de la población mundial lo sufre. Se da menos en niños y adolescentes, pero esta afección llega en personas mayores hasta el 40%. En los países orientales la incidencia también es alta, con Japón, Taiwán, Hong Kong e India en cabeza. En España la incidencia se sitúa en el 20% de la población, afectando más a mujeres y ancianos. La cura médica para el estreñimiento es costosa. Sólo en Estados Unidos se cifraba un gasto anual de aproximadamente un billón de dólares por la atención médica y medicamentos para pacientes con estreñimiento.

Esta dolencia es el resultado de múltiples factores. Entre las causas del estreñimiento destacan las siguientes:

-      Exceso de trabajo, como en el caso del político Pant.

-      Hidratación insuficiente o deshidratación: el colon absorbe la mayoría de los líquidos, de ahí la necesidad del reemplazo periódico de líquidos y la importancia de tomar bebidas calientes.

-      Hábitos alimentarios incorrectos: el 50% de nuestra dieta diaria debería ser verduras y frutas.

-      Hábitos alimentarios irregulares.

-      Comer estando enojado.

-      Comer con prisa.

-      Falta de ejercicio físico.

-      Ciertos medicamentos.

-      Síndrome del intestino irritable.

-      Ignorar la necesidad de defecar.

-      Cambios de hábitos o estilo de vida, como viajes, embarazo y vejez.

-      Problemas en la función intestinal.

Los efectos más comunes del estreñimiento son debilidad, irritabilidad, agitación en cuerpo y mente, desequilibrio psicosomático, dolor de cabeza, pérdida de concentración, insomnio, pérdida de apetito y condición tóxica del cerebro/mente.

Si bien el estreñimiento no para de aumentar en el mundo, podemos asegurar que la práctica del yoga ayuda a evitarlo y aliviarlo. El tratamiento yóguico para el estreñimiento pasa por realizar:

-      Kriyas

-      Asanas

-      Pranayamas, especialmente la respiración diafragmática Yogendra Pranayama 4

-      Bandhas

-      Mudras

-      Relajación

-      Meditación (opcional)

-      Terapia Marmasthana, siempre bajo la supervisión de un experto.

La terapia marmasthana consiste en preparar cada mañana al levantarse una bebida caliente hecha con un vaso de agua tibia, un toque de zumo de limón, una cucharadita de miel y una pizca de sal, mezclándolo todo bien. Después te sientas sobre tus tobillos, bebes el preparado lentamente y esperas de 7 a 10 minutos para que haga efecto. A continuación ve al inodoro y masajea profundamente con el pulgar y el índice el centro de la barbilla durante uno o dos minutos. Relaja tu mente y exhala lentamente. Las heces saldrán con facilidad y la evacuación será completa. Los resultados de esta terapia están demostrados.

Harold Sequeira                                                              

Maestro de Yoga en The Yoga Institute de Bombay (India)

Traducción: Juan Felipe Molina