¿vivir para comer o comer para vivir?

La voz de Puertollano
La Voz de Puertollano en Facebook
La Voz de Puertollano en Twitter


Advertisement

Son las 23:57 del Miércoles, 21 de Febrero del 2024.
¿vivir para comer o comer para vivir?
¿Vivir para comer o comer para vivir? Está claro que comer para vivir, y no vivir para comer, debería ser la pauta. Pues no hay que olvidar que somos lo que comemos.
Veamos algunas cifras. El consumo de alimentos en el mundo asciende a la cantidad de 2,5 billones de toneladas métricas al año. De estas, 626 millones son pan y cereales. En cuanto a la ingesta diaria de alimentos por países, en Bahréin se consume la mayor cantidad, con una media de 4.000 calorías por habitante. Estados Unidos no está lejos, con 3.868 calorías de media por habitante al día. ¿Cuál sería la cantidad ideal? Según la Organización Mundial de la Salud, el aporte calórico para el adulto sano debe ser de 2.000 a 2.500 kcal/día para el hombre y de 1.500 a 2.000 kcal/día para la mujer.
En cuanto a la dieta vegetariana, recordamos que existen más de 30.000 especies de plantas comestibles en el mundo. De ellas, sólo 15 especies aportan el 90% de la ingesta mundial de alimentos. Hay margen, por tanto, para investigar los alimentos vegetales.
 
LA ALIMENTACIÓN EN LA INDIA
El arroz es el cereal principal en la dieta de la India y suele comerse con una preparación de lentejas. Sobre la base de esta legumbre, el genio de la cocina india ha convertido a este plato llamado dal en la maravillosa comida fundamental de la India. Pregúntale a un indio que vive en el extranjero cuál será la primera comida que pida cuando regrese a la India y la respuesta será inequívoca: dal-baht, lentejas y arroz. Ramana Maharshi, el gran místico del sur de la India, tras de pensar-rezar-meditar en Dios, preparaba y supervisaba el mejor guiso de dal-lentejas, llamado Sambhar. Un plato que cientos de peregrinos esperaban ansiosos, además, por supuesto, de su búsqueda espiritual. Un guiso, en verdad, divino.
En el norte de la India el consumo de trigo es mayor, así como más pesada la comida, debido al clima y al trabajo duro. Chapati, puri y paratha, los deliciosos panes redondos y planos elaborados con harina de trigo, son los favoritos de los jats, los punyabíes y el resto de etnias de la India.
 
LA COMIDA DE LOS YOGUIS
Los yoguis seleccionan cuidadosamente su comida. Según mi maestro Shri Yogendraji, se deben elegir alimentos sáttvicos, es decir, nutritivos, frescos y de fácil digestión, y tomarlos en pequeñas cantidades y a intervalos regulares. 
La dieta yóguica se basa en unos ingredientes básicos equilibrados que son cereales, verduras, frutas, productos lácteos y, como endulzantes, azúcar moreno o miel. En la vejez se aconseja y prefiere el khichdi, un plato elaborado con arroz y lentejas que se ponen a remojo y se aliñan con cúrcuma y sal, con la posibilidad de añadir verduras. Este plato resulta idóneo para favorecer una mente tranquila y la longevidad.
Vuelvo a recordar las enseñanzas de mi maestro: decía Shri Yogendraji que casi el 50% de las enfermedades surgen de una mala alimentación y, por tanto, de problemas estomacales. Está claro que la educación para una salud basada en la buena y saludable alimentación debe ser parte de nuestra educación y de nuestros hábitos. Recuerda: somos lo que comemos.
 
Harold Sequeira
Maestro de Yoga en The Yoga Institute de Bombay (India)
Traducción: Juan Felipe Molina